sábado, 31 de mayo de 2008

Chulería

El medio es el mensaje. es decir: vale más cualquier libro de cualquier cualquiera que nada de lo que yo escriba: lo importante es que esté en papel y tenga isbn.

Vale más casi todo lo que yo tengo escrito, puesto o comunicado que el 98 por ciento de lo que se publica en papel.

Y así de claro lo digo.

La red y sus posiblidades son la única revolución desde el neolítico(obvio a Cristo, claro): a muchos desde aquí dentro les cuesta asumirlo; un bloguero ha propiciado este post: la reflexión os la dejo a vosotros en los comentarios; pero bueno, os posteo el texto, la respuesta, y espero que haya una profusa reflexión.

Baltanás postea:

Se me dirá que ahora, al darlo aquí, ya pierde su condición de inédito. Y, bueno, técnicamente, sí. Pero el blog, que tantas funciones tiene, tiene también la de papelera. Es como si quemara el poema con la cerilla del blogger.


Yo comento:

Ignacio dijo...

Disparo al pianista.

Independientemente del verso, considerar que esto es una papelera es considerar basura lo que yo hago.

Entre otras cosas, leerte a ti.

¿tan bajo he caido que rebusco en la basura?

¿tan mierda soy?

Si además tengo un blog, ya soy un peldaño por debajo. ni imagino el sitio.

Soy mejor que muchos consagrados; soy bueno, o soy malo; no lo se ( o sí lo se) pero esto de autodespreciarse no creo que haya sido un acierto.

En pleno momento de eclosión de la imprenta, le has dicho a Guttenberg que su invento sólo sirve para hacer la propaganda del pryca.

6 comentarios:

Enrique Baltanás dijo...

Debí de explicarme mal: no dije que el blog fuera una papelera. Dije que "también" podía ser una especie de papelera, o de tubo de ensayo, o de laboratorio. El libro tiene algo de más definitivo. Relativamente, claro, porque los que frecuentamos librerías de lance y de viejo sabemos lo que hay de "permanente" en el papel: el infinito olvido y la tonelada de polvo.
Yo, desde luego, valoro muy mucho el soporte blog: pero precisamente por lo que tiene de flexible, de espontáneo, de borrador, de efímero...
Ya digo, debí de expresarme mal.

Ignacio dijo...

No hay ningún reproche en mi post; es una reflexión abierta; tu, tu blog consideralo como quieras, faltaría mas; pero hay una indolencia a los blogs que a veces es despectiva y yo siempre mantengo que la red es la revolución que (aparte del evangelio) ha habido desde el neolítico; cada cual haga lo que considere.

Pero sigo pensando que sin la blogosfera no se entenderá el futuro,
y además lo personal: no sabría de tu existencia ni la del semáforo (que a mi me ha gustado)si por un blog no hubiera leido un blog que me llevó a un blog....

En tu caso, el Dean Martí, escribió un poema "libros escritos con infausto agüero" y de él, de Mayans, de la ilustración, sabemos más por su correspondencia que por sus "libros"
¿acaso esas cartas no son post de blogs pretéritos?
te transcribo (y traduzco)
un trozo:


Libros escritos con infausto agüero
y papeles estériles, andad al fuego.
¡Mal haya! para vosotros, oprobiosos, sin arte.
Letras vacías, al suplicio, como culpables,
Marchad, gloria triste y vana para mí.
Y tú, aborrecida Minerva, diosa engañosa,
perdición de la mente laboriosa y buena,
diosa fútil, torpe deidad,
añagaza mortal, vete muy lejos.

canalsu dijo...

Ese trozo es tremendo, injusto, Ignacio. No sabes lo que dices. A veces te pierde tu impaciencia. Enrique es un bloguero ejemplar, además de erudito por inquieto, escritor, poeta.

No mires de qué color se pone el semáforo, échale un vistazo a toda la calle.

Ignacio dijo...

No soy injusto.
Simplemente, a cuenta de su post he iniciado o he seguido un proceso de reflexión sobre el tema, que a mi me inquieta de la tecnofilia y la revolución que es la red.
No hay nada contra él, en absoluto.
Creo que él es consciente de eso.
Y lo del semaforo es a cuenta de su poesía, pero no mezcles temas: hablamos de la concepción del blog, o de la red y yo transmuto a las formas de la comunicación.
Pero no hay nada de injusto ni denigrante a ese señor; todo lo contrario.

Mary White dijo...

Hay revistas científicas (de economía) en las que ya se acepta citar blogs, y está normalizado el modo de citarlos.

Algún Nobel de economía (Gary Becker y su coleguita,Richard Posner) tiene blogs. Y no es incompatible con el papel.
La publicación en internet está imponiéndose,a medida que las revistas especializadas se politizan y dependen de cuestiones ajenas al mérito de la publicación.
A lo mejor hay luz al final del túnel.

braincrapped dijo...

Mi blog es el más mono.