lunes, 24 de marzo de 2008

Profusión de la confusión

Enrocados en su mismidad y adorándose de tanto adorarse, los del pp y afines siguen queriendo representar a una derecha "ideal" en España: de ahí lo del centrismo. es tan ideal esa derecha, que no existe. Uno a uno, van quemando a la gente consecuente, coherente o simplemente honesta que anda por ahí, y el pp cada vez tiene menos gente inteligente, y más adocenados.

Los grupos, grupúsculos asociaciones y demás grupos de derechas o son rápidamente aniquilados, o son de un adocenamiento progre que sería tierno si no fuera por lo patético. Preocupados hasta el detalle...por las elecciones USA, o por si en un estado de  algún  sitio alguien se ha cuestionado una ecuación de Dios frente a Darwin; sobre eso se elaboran sesudas teorías, grandes memeces, pompa y circunstancia. Perífirasis, circunloquios, y han convertido la cursileria y la estupidez en el lenguaje académico, y academicismos, sobran: el único que académicamente es correcto a fecha de hoy escribiendo es Ratzinger; los demás, son correctos  bachilleres del diecinueve, los más preparados, o simples liantes con afán de protagonismo modelo "porque yo lo valgo".

Y todos con esa parálisis intelectual que lleva a basar toda argumentación y toda fundamentación no en los clásicos pero sí en citas de aquellos a quienes queremos creer maravillosos: son maravillosos por que yo los descubro, así maravilloseándome en su maravillosidad, soy maravilloso.

Porque yo lo valgo.

Van quemando a la gente: empiezan con los anarquistas, según el esquema que tanto les dió en la Guerra civil, con la muerte de Durruti; uno a uno, los disidentes son estigmatizados.

Y todos los que creen ser pensadores, de derechas, etc, realmente están haciendo un papel que muy bien definió Stalin: los Tontos Útiles.

Preocupados de Obama, o de el modelo ideal de sistema económico en su perfección misma; definiendo así de ese modo con ecuaciones precisas sobre macro economía, microeconomía, estado de la evolución y demás, el olor de las nubes.

Los comunistas perdieron la guerra civil, y todas las guerras en las que se han embarcado; tan sólo han servido para someter a la gente y adocenarla; ahora en España están adocenando, y con la colaboración imprescindible de los tontos útiles.

Siga la rueda, está abierta la feria, los monstruos bailan.

5 comentarios:

Dhavar dijo...

"Los comunistas perdieron la guerra civil, y todas las guerras en las que se han embarcado."

Este es un asunto muy interesante del que se ha hablado poco.El fracaso económico del comunismo ya se sabe que es esencial al sistema.¿Y el fracaso militar? - incluyo en la nómina colectivista a la alemania Nazi-.
También fue casualidad histórica o es esencial al sistema? Recordemos que fue la colectivista Esparta la que perdió frente a Atenas.

Ignacio dijo...

Refrescame la memoria de la caida de Esparta, porque eran colectivistas, anda.
Dos:
los nazis, fascistas y Staln vienen de un tronco marxista comun.

El problema es que pensais el sistema como un constructo económico, y es un constructo verbal, y sólo verbal.

Dhavar dijo...

Ignacio:

No es necesario señalar que todo, absolutamente todo, es lenguaje.Ni siquiera merece la pena colar mosquitos para definir las fronteras entre pensamiento y lenguaje, empezando porque el pensamiento no se puede pensar si no es en el logos.Ya.Pero de cada ente se puede decir lo que le corresponde.
Esparta tenía el régimen colectivista más puro que ha visto la historia - mucho más que el soviético, claro está, que exceptuó del sistema a los miembros de la Administración, y así creó un sistema de esclavismo estricto, no "capitalismo de estado", como dicen por ahí.
Respecto a la familia Nazifascistacomunista, es ya una obviedad señalar el parentesco.
En cambio, parece una paradoja que un sistema colectivista fracase en lo militar, que es el lugar natural del que se nutre el modelo, precisamente.

Ignacio dijo...

No era colectivista.
Era democratico con un senado definido
si norecuerdo mal que tambien peude ser.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Ni creacionismo ni selección natural. Lo que ocurre hoy en día en este país es un experimento de la Historia bufonesca.